Otra escuela sin agua: "Hay caca de palomas y murciélagos"

Actualidad 12 de marzo de 2021 Por La Movida Platense
multimedia.grande.9f34381ce899d5fd.6a72656a656a725f6772616e64652e6a7067

La Escuela Secundaria N°62 de La Plata empezó las clases pero se cae a pedazos: está sin agua y hay caca de palomas y de murciélagos.

Empezaron las clases y la Escuela Secundaria N°62 de la ciudad de La Plata se cae a pedazos. Docentes y estudiantes reclaman por las malas condiciones de infraestructura mientras vuelven las clases presenciales en la Provincia.

En la escuela “Rodolfo Walsh”, que está ubicada en 16 y Diagonal 74 de la capital bonaerense, este jueves se reunió la comunidad educativa para mostrar el mal estado del edificio, que según el relevamiento que realizaron los docentes, incluye la presencia de plagas, la falta de agua por una filtración y la incertidumbre acerca de la calidad del agua para consumo humano.

Se trata de problemas de infraestructura que dificultan el regreso seguro a la presencialidad, en el marco de los protocolos establecidos por el Gobierno provincial por la pandemia del coronavirus para la vuelta a clases.

Entre los puntos que se deberían resolver para garantizar en la escuela el cumplimiento del protocolo se resaltan la limpieza de tanques y la realización de un análisis bacteriológico en donde quede asentado la potabilización del agua para consumo humano; el arreglo de una filtración en uno de los tanques de agua; la limpieza y erradicación de plagas, tales como palomas y murciélagos; la reparación de persianas y ventanas para hacer efectiva la adecuada ventilación; la provisión de suplentes para el personal auxiliar que se encuentra dispensado; entre otros.

Además, informaron que estos reclamos se vienen haciendo desde el 2019 al Consejo Escolar y ante la falta de respuestas concretas del mismo, se vieron en la necesidad de autoconvocarse para que su pedido sea escuchado. Este jueves volverán a elevar una carta de reclamo por la situación del edificio al Consejo. "No hay agua en algunos sectores de la cocina ni en el laboratorio, que ahora es la preceptoría: tiene canillas pero no hay agua", destacó Verónica, una de las docentes de la institución.

"Las auxiliares cuentan con una única canilla que está en el zoom, que tiene los vidrios rotos y entran las palomas ahí y dejan todo su excremento", remarcó.

Sin embargo, ante la ausencia de otra opción, "las auxiliares todos los días igual van ahí a cargar el agua", señaló la docente, que explicó también que, por protocolo- debería haber ventilación en cada aula, pero en la escuela N°62 "sólo funcionan tres aulas que garantizan ventilación cruzada, hay otras que no se usan porque tienen las persianas rotas y no se pueden ventilar".

La docente, finalmente, contó la grave situación sanitaria que enfrenta la comunidad educativa: sumado a la pandemia del coronavirus, señaló que el edificio "se llena de excremento de murciélagos y palomas".

Fuente: lamovidaplatense.info
 

Te puede interesar